Banner
Banner
Newslettermodulo

Modelo para el Diseño de Actividades Colaborativas Mediante la Utilización de Herramientas Web 2.0

Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirE-mail

Noticias - Noticias - Tecnologías para la Formación

Consultor Independiente 

Julio 2012- Actualmente se percibe un  nuevo rol de la informática, cuya principal característica podría ser la sustitución del concepto de  las herramientas de Internet como de “sólo lectura”, por el de “lectura-escritura”, redimensionando el acto educativo al convertirlo en un espacio más interactivo, propiciando actividades colaborativas de aprendizaje. No obstante, esta actividad se ha realizado algunas veces sin ningún rigor en cuanto a su elaboración y evaluación de resultados, especialmente en el aprovechamiento de las mismas para las actividades colaborativas. Entonces surge la siguiente interrogante, ¿Es posible proponer un método confiable y eficaz para capacitar a los docentes en el diseño de actividades colaborativas mediante la utilización de herramientas Web 2.0? Esta propuesta es el diseño de un método, dirigido principalmente a los docentes, que les posibilite la estructuración de actividades colaborativas con estas herramientas y estimular la incorporación de la tecnología  más eficientemente en los procesos de enseñanza y  aprendizaje.

Introducción

Las Tecnología de la Información y de la Comunicación (TIC) están presentes en todos los ámbitos de nuestra vida y son incuestionables. Forman parte no sólo de nuestra cultura, sino también de las generaciones que vienen. En teoría, amplían nuestras facultades físicas y mentales y eso las convierte en herramientas fundamentales para nuestro crecimiento como individuos y como grupo.

Aunque muchos investigadores de renombre han escrito una y otra vez, las múltiples ventajas de la utilización de las TIC en la educación, y más específicamente de las herramientas que se pueden ubicar en Internet, particularmente la Web 2.0, la educación ha recorrido este camino hacia la tecnificación, de una manera muy lenta. El proponer una educación más innovadora y creativa con el uso de las tecnologías, se ha encontrado con múltiples barreras.

El uso de herramientas más interactivas permiten que el aprendizaje no se haga en forma individual y en solitario, como solía ocurrir con las primeras apariciones de las tecnologías en la educación (sólo recuérdese los primeros intentos de software educativos, la educación a distancia y la enseñanza individualizada programada). Ahora se da más importancia al aprendizaje en grupo, a las comunidades de aprendizaje y las redes sociales. Es decir, se da mucha relevancia a las múltiples ventajas de la utilización de estrategias colaborativas y cooperativas y, específicamente, con la utilización de las distintas aplicaciones de Internet para  crear espacios  que contribuyen con la generación de aprendizaje significativo, sobre todo en la educación en línea. No obstante, uno de los factores más importantes para el éxito en la consecución de cualquier actividad on line es el grado de interactividad y el uso eficiente de las herramientas de comunicación, aspectos que parecieran estar muy ligados con las herramientas de la Web 2.0

Lo que se pretende con esta propuesta es fomentar el uso de la Web 2.0 en las instituciones educativas que  cuenten con la infraestructura tecnológica y el recurso humano disponible, para lograr actividades más colaborativas, acordes con los aprendizajes que se quieren obtener. La idea en fin es aprovechar las ventajas en cuanto a las herramientas Web 2.0 para diseñar y desarrollar actividades colaborativas.

Para poder llevar a cabo la implementación de la informática educativa en su concepción mas amplia, debe incorporarse la efectiva utilización de aplicaciones que puedan originar actividades colaborativas, lo cual conlleva una metodología adecuada para poder en realidad producir actividades de este estilo y promover el aprendizaje significativo y es este el sentido del siguiente estudio. Esta propuesta pretende contribuir con una metodología que facilite el desarrollo de actividades que promuevan el aprendizaje significativo utilizando herramientas informáticas, en particular, la web 2.0.

Se trata de una propuesta orientada al uso de los docentes, que permita brindar conocimientos actualizados acerca del diseño de actividades colaborativas mediante la utilización de herramientas Web 2.0.

Justificación de la propuesta

El uso de las Tecnologías de Información y de la Comunicación (TIC), particularmente las referidas al uso en Internet, ofrecen una significativa posibilidad de eficiencia y eficacia del proceso educativo, tanto en la enseñanza como en el aprendizaje. Una de las bondades de Internet más comunes se relaciona con las utilización de distintas aplicaciones de la  World Wide Web (WWW), como lo son el chat, el foro, el correo electrónico y las listas de distribución, además de la tecnología multimedia (manejo de audio, visuales fijos y con movimiento, hipertextos, entre otros) que permite la conexión de ilimitadas redes de comunicación, permitiendo de esta manera, proporcionar y facilitar la interactividad, procesamiento, base de datos, comunicación sincrónica y asincrónica, entre otros.

Todo este vasto potencial multimedia  a veces atiborra y confunde produciendo desaciertos en el diseño de estrategias para este medio. Como si esto fuera poco, desde hace un tiempo viene surgiendo el espacio denominado Web 2.0, donde existen una serie de herramientas muy adecuadas para el diseño de actividades colaborativas.

Esta propuesta se orientó principalmente a fomentar en los docentes una actitud positiva hacia la necesidad de prepararse intelectualmente de manera amplia y diversa sobre la estructuración de diversas estrategias de uso colaborativo con las herramientas Web 2.0.

¿Por qué es relevante esta propuesta? Es importante señalar que puede representar un paso previo para expandir este tipo de aplicaciones no sólo en las actividades pedagógicas diarias, sino también de distintos institutos privados y públicos educativos del país y quizás hacia la totalidad del sistema educativo, sea cual sea su modalidad.

 Web 2.0 En La Educación

La red o la Internet como se le quiera llamar es relativamente joven. Como se dijo anteriormente, fue relativamente fácil y rápida pasar de una Web estática, complicada para colocar información, donde el usuario era meramente un observador pasivo, a una Web  mucho más dinámica. Esta nueva red permite a los usuarios tener una participación mucho más activa, participativa y en la mayoría de las veces colaborativa. Esta es la Web 2.0

En esta nueva Web, el usuario pasa a ser un personaje activo, donde gestiona y crea la información, la coloca rápidamente sin esfuerzo, la comparte, la discute, la elimina. Todo con solo dar un clic o sencillamente “sombreando” y borrando. Es un espacio más colaborativo, participativo, comunitario y social y como tal ofrece infinidad de oportunidades en el campo educativo.

La Web 2.0 ofrece un espacio interesante donde el protagonista no es la información, sino los usuarios. Es un espacio de interacción social y tecnológica, donde las herramientas adquieren su valor no por lo sofisticado de su tecnología, sino por las bondades que otorgan para la gestión de la información dentro de la red.

Herramientas de la Web 2.0

Muchas de las herramientas que aparecen ahora en la Web 2.0 no surgieron bajo un enfoque comercial; sin embargo han producido infinidad de ventajas a los usuarios de la red. Es así como espacios  para almacenar, clasificar y compartir cualquier clase de archivos desde fotografías y vídeos, hasta presentaciones multimedia, escritorios virtuales y herramientas en línea que posibilitan que varias personas trabajen en un mismo documento sin salir de la ventana de su navegador son hoy en día las prestaciones más buscadas por los usuarios, sobre todo los jóvenes. Entre estas aplicaciones se pueden citar servicios como del.icio.us, que permite guardar y compartir online nuestros favoritos y tenerlos accesibles desde cualquier equipo y lugar, Wiki un espacio que  se va construyendo en forma colectiva y horizontal desde cualquier navegador y en tiempo real o Twitter donde se recogen micromensajes que informan de lo que estamos haciendo mientras transitamos por la red, los famosos Blog que son espacios virtuales que permite colocar información de distinta índole en la red. Otro tipo de aplicaciones como Google Maps, permiten dar un vistazo al mundo a vista de pájaro, lo que facilita la elaboración de  nuestros propios mapas y compartirlo con otras personas, o las herramientas de la “nube” como son los discos virtuales o sitios web fáciles de diseñar y aplicar como Google Site y no podemos olvidar el peso que han tenido actualmente las redes sociales tales como Facebook, Sonico y Google +.

Todos estos adelantos influyen en lo que se ha denominado la nueva visión de la Educación vinculada con la Tecnología.

Como se dijo, el verdadero eje de las nuevas herramientas de la Web 2.0 es lo social, lo comunitario, lo colaborativo y cooperativo, en la comunicación en sí. Y si la educación o mejor dicho el proceso de enseñanza – aprendizaje está basada en la comunicación, los docentes y alumnos deben aprovechar todas las ventajas que le son otorgadas en la red. Sobre todo si se desea la construcción del conocimiento.

Los alumnos de hoy en día están familiarizados con todas estas nuevas herramientas, desde un correo electrónico hasta sus propios dominios en espacios como Facebook, entre otros.

Actividades Colaborativa

Las actividades que son colaborativas tienen que ver con algunas características importantes sobre todo cuando se habla del aprendizaje apoyado por las tecnologías. Entre estas prestaciones podemos encontrar (Zañartu, 2002)

a)      La interactividad.  No puede existir un aprendizaje si no existe la intervención de por lo menos dos o más personas a través de un intercambio de opiniones e ideas. La relevancia de la interacción no es la cantidad de intercambios, sino cómo afectan el proceso cognitivo y de aprendizaje del compañero.

b)      El grado de sincronización. En el ámbito de las tecnologías es importante saber que existen dos modalidades cuando se habla de la interacción. La modalidad sincrónica cuando se originan y reciben respuestas inmediatas y que produce respuestas inmediatas que motiva al estudiante y la asincrónica que favorece la reflexión mas profunda de los aportes.

c)      La negociación. Proceso mediante el cual dos o más personas intentan ponerse de acuerdo con alguna idea, tarea o problema.  Este proceso solo se da si existe condiciones favorables, así que eventualmente puede ser que no suceda.

Las experiencias que se han tenido hasta ahora del aprendizaje colaborativo con el uso de la tecnología tratan de mejorar la interacción social a través de los nuevos dispositivos de comunicación. Las nuevas tecnologías se han convertido en espacios propicios para que dos o más personas interactúen y generen un conocimiento compartido que represente el entendimiento en común.

En lo que se denomina ahora los nuevos entornos virtuales de aprendizaje se abren nuevas perspectivas metodológicas para la enseñanza y el aprendizaje. Y sin lugar a dudas, una de ellas es la posibilidad de aprender y trabajar de forma colaborativa en la red, como se menciono anteriormente.

El poder trabajar en forma colaborativa permite tener  la oportunidad de compartir en común habilidades y competencias para contrastar ideas y puntos de vista, preguntarse, cuestionarse, plantearse retos y discutirlos, resolver problemas conjuntamente llegando al consenso, y negociar entre distintos miembros.

El trabajo colaborativo se diferencia de otras metodologías de trabajo en grupo, en básicamente algunos principios básicos. Se basa en una real y fuerte relación de interdependencia entre los diferentes miembros que lo constituyen, de manera que el alcance final de las metas concierna a todos los miembros, y por tanto, no sea un simple trabajo sumativo. En este tipo de trabajo la responsabilidad de cada uno de los miembros está bien determinada y clara, para poder llevar a feliz término las metas comunes, por lo que se puede inferir que la responsabilidad es compartida por todos.

Es decir, el  trabajo colaborativo significa un cambio en las relaciones entre todos los participantes en cuanto a estrategias, técnicas y métodos de comunicación, de negociación, de organización y planificación. (Cabero 2006-1).

Este tipo de trabajo, permiten el intercambio de información y conocimiento entre las personas, así como el de compartir un lenguaje, unas creencias y unas formas de ver la realidad que sería muy complicado realizarlo de otras manera. Esta comunicación es tanto uno a uno, como de uno a muchos o de grupos reducidos.

Utilizando las tecnologías existen muchas herramientas tales como el correo electrónico, el chat, la videoconferencia, la Weblog, Wiki, Twitter y otras Redes sociales que facilitan este trabajo. Sin embargo la simple presencia de las Tecnologías, no implica necesariamente que se puedan hacer acciones colaborativas de interés. La utilización de las herramientas web 2.0 en actividades colaborativas implica nuevas concepciones del docente y el alumno. En el caso del docente se requiere  que diseñe o planifique cada una de las situaciones del aprendizaje, lo cual implica enunciar objetivos, definir actividades, señalar recursos, fijar tiempos de trabajo y establecer estrategias de evaluación. Se trata en todo caso de plantear situaciones para el desarrollo de habilidades cognoscitivas y sociales.

El docente debe convertirse en el primer actor que promocione la participación, la interacción y la colaboración, concebido como un proceso social más que tecnológico, que demandan no sólo la participación de los estudiantes, sino de otros miembros de la comunidad y otros expertos. El aprendizaje se logra a través del diálogo y la colaboración. Además el profesor  debe procurar la tutoría constante, como un guía durante todo el proceso, orientando al alumno en la ejecución de cada una de las tareas: respondiendo consultas, resolviendo dudas, sugiriendo recursos y fuentes de información, proponiendo el uso de andamios cognitivos, anima la participación y los procesos de comunicación, etc. Se realiza la práctica de una evaluación  continua. Esto le permite al profesor brindar al alumno una retroalimentación o feedback más inmediato referido a su actuación. El docente puede rectificar errores, detectar dificultades de aprendizaje, evaluar progresos, sugerir el empleo de ciertos recursos o estrategias de aprendizaje, etc.

Otro punto importante dentro del nuevo rol del docente es el propicio de un clima relacional, que pueda promover la comunicación y la favorezca la interacción con los alumnos y con otros participantes. Esto implica acciones del respeto como el diálogo y la confrontación, valorar los aportes de los participantes, motivarlos, etc.  Implica igualmente que el profesor debe tener una reflexión sobre su práctica,  que le permita evaluar tanto la tecnología empleada como  detectar sus fortalezas y debilidades en su desempeño como “tutor virtual”

            En cuanto al estudiante, se requiere con las herramientas web 2.0, un participante capaz de interactuar con el docente y con sus compañeros, capaz de generar un nuevo conocimiento con la información recibida.

El proceso de enseñanza  aprendizaje de forma colaborativa a través de las herramientas web 2.0 implica una dimensión de innovación, en cuanto a las concepciones de la enseñanza y aprendizaje  así como de cambio de estrategias y objetivos. Las actividades colaborativas deben ser intencionales, temporales y guiadas.

Es por ello que lo que se quiere con esta propuesta en cuanto a la elaboración de actividades colaborativas son las actitudes de cooperación, responsabilidad, comunicación, trabajo en equipo y autoevaluación. (Gravan, s/f)

La cooperación la podemos entender como el apoyo mutuo  para lograr dos objetivos básicos.  En primer lugar conocer el contenido y en segundo lugar desarrollar las habilidades del trabajo en equipo. Los estudiantes deben compartir objetivos, metas y logros ya que el éxito o no del equipo depende de ello.

La responsabilidad se refiere al hecho que los estudiantes son responsables de cada una de las tareas, al mismo tiempo que el equipo como tal es responsable de la totalidad de las tareas.  Es sólo el equipo quien acierta o falla.

Comunicación se entiende como la manera como mutuamente se intercambian información importante de manera eficiente y efectiva, haciendo énfasis en la retroalimentación que mejora el desempeño de las individualidades y por lo tanto del equipo.

Cuando los estudiantes aprenden a trabajar y resolver juntos los problemas, es sin duda alguna del Trabajo en Equipo. Pero para lograr esto, es necesario desarrollar actitudes de liderazgo, comunicación, confianza, toma de decisiones y solución de problemas.

La Autoevaluación, cuando los equipos deben evaluar cuáles labores o acciones fueron útiles y cuáles no y debe hacerse de forma periódica y constante a fin de mejorar los procesos.

Tipología de los grupos para actividades colaborativas.

Formar los grupos es una de las tareas más complicadas que existe. En primer lugar debemos conocer que existen por lo menos tres tipos de grupos, según su contacto. (Gravan, s/f)

  • Grupos      formados por personas  que ya se      conocían previamente y se solo      emplean la red como medio para mantenerse en contacto o compartir algun      tipo de información.
  • Grupos      formados por personas que no se conocen, pero que eventualmente, si el tiempo y las circunstancias lo      permiten, algunas pueden que lleguen a verse o bien en congresos o en      otras reuniones de tipo social.
  • Grupos que      son totalmente virtuales cuyos      miembros no tienen ninguna expectativa de llegar a encontrarse en la vida      real a pesar de tener intereses comunes

También se puede categorizar los grupos en base a dos criterios: la intencionalidad de creación y su especialidad. Esto hará que resulten grupos que puedan ser espontáneos o intencionados, y grupos de trabajo virtual, semipresencial y presencial, y las combinaciones de ambas tipologías. En el ámbito de la escuela, se puede encontrar desde dos estudiantes que trabajan juntos durante unos minutos en la clase, hasta equipos formales que trabajan en proyectos cuatrimestrales. Dentro de estos dos extremos existen muchas más variaciones.

Por ejemplo, los grupos pequeños dan muchas oportunidades para intercambiar ideas con varias personas a la vez, en un ambiente que se puede hasta considerar libre de competencia, mientras que las discusiones grupos grandes,  tienden a intimidar a algunos participantes y por lo tanto no es recomendable (Cooper, 1996, citador por Gravan). Un grupo formado con algunos cuidados puede permitir a los estudiantes a aprender a trabajar duro y en equipo en un ambiente seguro y estimulante.

Para organizar a los estudiantes en grupos, los profesores deben decidir desde el tamaño de los equipos, la duración de los mismos, hasta la forma de asignación de los estudiantes a los equipos (Johnson y Johnson, 1999).

Los equipos pueden formarse de tres maneras: al azar, o por decisión de los estudiantes o a decisión del profesor. Los que han participado en actividades de trabajo colaborativo, afirman que al final, los equipos más efectivos son los heterogéneos y formados por el profesor y no por los mismos estudiantes que quizá utilizan otros criterios menos efectivos, como pueda ser la afinidad social o personal

Niveles de Colaboración

Por otro lado se deben  utilizar y respetar los niveles de colaboración que pueden presentar los estudiantes (Gravan, s/f).

A) Primer nivel de colaboración: El acceso a la información.

El docente que sirve de tutor virtual,  propone una serie de materiales y contenidos de trabajo en la red o entorno de trabajo colaborativo y los alumnos  pueden  acceder a ellos de forma individual. En este nivel sólo se puede leer y revisar la documentación propuesta.

B) Segundo nivel de colaboración: Valoración de la información.

En este segundo nivel, después de haber revisado el material, los estudiantes tienen la potencialidad  de “exponer” sus actividades en los espacios (de la red o no) establecidos para tal efecto.

C) Tercer nivel de colaboración: Construyendo la información.

Aquí los documentos entregados, deberán ser analizados respectivamente por el resto de los integrantes del grupo. Luego cada alumno debe hacer las mejoras a sus respuestas, a partir de las sugerencias de sus compañeros y del propio docente. También pudiera establecerse que cada grupo genere una versión única en función del nivel y compromiso de los integrantes del mismo.

Tipología de los grupos para actividades colaborativas.

Formar los grupos es una de las tareas más complicadas que existe. En primer lugar debemos conocer que existen por lo menos tres tipos de grupos, según su contacto. (Gravan, s/f)

  • Grupos      formados por personas  que ya se      conocían previamente y se solo      emplean la red como medio para mantenerse en contacto o compartir algún      tipo de información.
  • Grupos      formados por personas que no se conocen, pero que eventualmente, si el tiempo y las circunstancias lo      permiten, algunas pueden que lleguen a verse o bien en congresos o en      otras reuniones de tipo social.
  • Grupos que      son totalmente virtuales cuyos      miembros no tienen ninguna expectativa de llegar a encontrarse en la vida real      a pesar de tener intereses comunes

También se puede categorizar los grupos en base a dos criterios: la intencionalidad de creación y su especialidad. Esto hará que resulten grupos que puedan ser espontáneos o intencionados, y grupos de trabajo virtual, semipresencial y presencial, y las combinaciones de ambas tipologías. En el ámbito de la escuela, se puede encontrar desde dos estudiantes que trabajan juntos durante unos minutos en la clase, hasta equipos formales que trabajan en proyectos cuatrimestrales. Dentro de estos dos extremos existen muchas más variaciones.

Por ejemplo, los grupos pequeños dan muchas oportunidades para intercambiar ideas con varias personas a la vez, en un ambiente que se puede hasta considerar libre de competencia, mientras que las discusiones grupos grandes,  tienden a intimidar a algunos participantes y por lo tanto no es recomendable (Cooper, 1996, citador por Gravan). Un grupo formado con algunos cuidados puede permitir a los estudiantes a aprender a trabajar duro y en equipo en un ambiente seguro y estimulante.

Para organizar a los estudiantes en grupos, los profesores deben decidir desde el tamaño de los equipos, la duración de los mismos, hasta la forma de asignación de los estudiantes a los equipos (Johnson y Johnson, 1999).

Los equipos pueden formarse de tres maneras: al azar, o por decisión de los estudiantes o a decisión del profesor. Los que han participado en actividades de trabajo colaborativo, afirman que al final, los equipos más efectivos son los heterogéneos y formados por el profesor y no por los mismos estudiantes que quizá utilizan otros criterios menos efectivos, como pueda ser la afinidad social o personal.

Fases para desarrollar actividades colaborativas en las herramientas web 2.0.

Para poder diseñar cada una de las actividades de manera que tengan una perspectiva colaborativa, es necesario seguir las siguientes etapas, que debido a la naturaleza del proceso instruccional no tienen porque llevar un orden específico.  Es más la consecución de una fase no implica su posterior rediseño a la luz de los nuevos elementos que se vayan aportando.

Estas fases son:

A)     Revisión de materiales o recursos similares.

En la red siempre se pueden conseguir distintos tipos de herramientas y recursos. Si el material ya existe no es necesario invertir tiempo y recursos para lograr el mismo objetivo.

B)     Diagnóstico de los participantes y estructura del grupo.

Debe determinarse cuál es el nivel de los participantes en cuanto a los conocimientos previos. Igualmente cómo se van a estructurar los grupos y dentro de cuál tipología se encuentran.

C)     Diseño Bases Instruccionales (Establecimiento de Objetivos de Aprendizaje, Contenidos, Estrategias de aprendizaje y de evaluación).

Es necesario que la elaboración de cualquier herramienta esté previamente pensada con un fin pedagógico. En este sentido, la determinación de los aprendizajes a lograr, así como la estructuración de los contenidos y un diseño de cuáles serían las estrategias a utilizar tanto para la enseñanza como para la evaluación, son pasos primordiales para este tipo de actividades.

D)     Evaluación del entorno (Hipertextualidad, Dinamicidad, Creatividad, Originalidad).

En este aspecto se debe tener en cuenta dependiendo de la herramienta web 2.0 seleccionada, Así como la estructura determinada, cual sería el grado de hipertextualidad, dinamicidad, creatividad y originalidad, elementos claves  para lograr el éxito de la herramienta.

E)      Selección del uso de la herramienta (Contenido, Portafolio, Proyecto Educativo, Espacio comunicacional, Mixto, otro).

Dependiendo de la herramienta seleccionada y sus posibles prestaciones, se deben seleccionar qué función van a cumplir las herramientas y en que punto del acto educativo van a intervenir (inicio, desarrollo o cierre).

F)      Factibilidad y Accesibilidad (Facilidad de uso)

En cualquier actividad a desarrollar es necesario evaluar la factibilidad y el grado de acceso de la herramienta web. 2.0

G)     Elaboración de guiones de uso para docente y participantes

Se debe elaborar algún tipo de guía que oriente tanto la labor de los profesores como de los alumnos que interactuaran con las herramientas.

H)     Selección de nivel de interacción y colaboración (bajo, medio y alto)

De acuerdo con la actividad colaborativa, así como de la herramienta en sí, es conveniente seleccionar cuál puede ser el nivel de interacción y colaboración. Desde muy baja (actividades casi individuales y con poca comunicación entre los participantes, hasta actividades inter grupales, donde se miden colaboración entre participantes, grupos y extra grupos)

I)        Selección nivel de tutoría

Igualmente debe determinarse el nivel y frecuencia de la tutoría, dependiendo de la estructura, las herramientas, los contenidos y los objetivos a lograr. Aquí se incluye la profundidad y frecuencia de la retroalimentación que se les da a los usuarios.

J)       Estructuración de la herramienta.

Luego se estructura cada una de las actividades según la funcionalidad de la herramienta. No sólo en cuanto al contenido, sino la evaluación a aplicarse.

K)     Evaluación y prueba piloto.

Finalmente se evalúa con algunos expertos y se hace una prueba piloto.


_______________________________________________________________________________________________________________________

REFERENCIAS

Burbules, N y Callister, T (2001). Riesgos y promesas de las Nuevas Tecnologías de la Información. Buenos Aires: GRANICA – Educación. 

Cabero, J (2006). Bases pedagógicas del e-learning. Revista de Universidad y Sociedad del Conocimiento (RUSC). [Artículo en línea]. Vol. 3, n.° 1. UOC. [Fecha de consulta: 02/12/07]. Disponible en: http://www.uoc.edu/rusc/3/1/dt/esp/cabero.pdf

Cabero, J; Llorente, M.a Carmen (2005). Las plataformas virtuales en el ámbito de la teleformación» [Artículo en línea]. Disponible en: http://www.unicen.edu.ar/b/publicaciones/alternativas

Cabero, J. (2003): Principios pedagógicos, psicológicos y sociológicos del trabajo colaborativo: su proyección en la teleenseñanza en MARTÍNEZ, F. (comp): Redes de comunicación en la enseñanza. Las nuevas perspectivas del trabajo corporativo, Barcelona, Paidós, 129-156.

Cabero, J. (2006): “Comunidades virtuales para el aprendizaje. Su utilización en la enseñanza”, EDUTEC. Revista Electrónica de Tecnología Educativa, 20, http://edutec.rediris.es/Revelec2/revelec20/cabero20.htm (1/06/2008).

Cabero, J. (dir) (2006): “Formación del profesorado universitario en estrategias metodológicas para la incorporación del aprendizaje en red en el Espacio Europeo de Educación Superior”, Píxel-Bit. Revista de Medios y Educación, 27, 11-29.

Cigales, S. (2001) El potencial interactivo de los entornos virtuales de enseñanza y aprendizaje en la educación a distancia[*] X Encuentro Internacional de Educación a Distancia (27-30 de noviembre de 2001. Guadalajara, México [artículo en línea].  [Fecha de consulta: 09/10/08]. Disponible en:http://www.uoc.edu/web/esp/art/uoc/sigales0102/sigales0102.html

Díaz Barriga Arceo, F., Hernández Rojas, G. (2002). Estrategias docentes para un aprendizaje significativo: Una interpretación constructivista. (2da ed.). México: McGraw Hill-Interamericana Editores.

Díaz, J y Ramírez, T (s/f) Un Modelo de Diseño Instruccional para la Elaboración de Cursos en Línea [artículo en línea].  [Fecha de consulta: 12/06/08]. Disponible en:

http://www.uv.mx/jdiaz/DisenoInstrucc/ModeloDisenoInstruccional2.htm

González-Serna, José Mª . (2004). “Internet en la enseñanza de la Lengua y La Literatura. El web del profesor.” X Simposio de Actualización Científica y Didáctica de Lengua Española y Literatura celebrado en Sevilla. Contacto: Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla .

Graván, R (s/f) los entornos de trabajo colaborativo y su aplicación a la enseñanza. Universidad de Sevilla. [Artículo en línea]. [Fecha de consulta: 10/06/08]. Disponible en: http://tecnologiaedu.us.es/nweb/cursos/asig-nntt/html/pedro-colaborativo/2-2.htm#

Juárez, M. y Waldegg, G. (2005). Aprendizaje colaborativo, uso de las NTIC e interacción entre profesores de ciencias: habilidades requeridas y problemás. Revista Electrónica de Investigación Educativa, 7 (2). [Artículo en línea]. [Fecha de consulta: 10/06/06]. Disponible en: http://redsie.uabc.mx/vol7no2/contenido-juarez2.html

Johnson, D. & Johnson, R. (1998). Cooperative learning and social interdependence theory: Cooperative learning. www.co-operation.org/pages/SIT.html

Johnson, D.W. y Johnson, F.P. (1999): Learning Together and Alone: Cooperative, Competitive, and Individualistic Learning. Needham Heights, MA. Allyn & Bacon.

Martínez, F. (comp) (2003): Redes de comunicación en la enseñanza. Las nuevas perspectivas del trabajo corporativo, Barcelona, Paidós.

Solano, Isabel Mª (2006). “Metodología de trabajo colaborativo en red: Wikis, weblogs, webquests y portafolio electrónico”. Taller impartido en Santo Domingo, República Dominicana el 15 de febrero de 2006. EDUTEC´05. Disponible en http://www.ciedhumano.org/CongresoEdutec05.html.  Contacto: Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

Suárez, C. (2000). Del aprendizaje en red a una red de aprendizaje. Quaderns Digitals 31. [Artículo en línea]. Disponible en: http://www.quadernsdigitals.net/index.php?accionMenu=hemeroteca. 

VisualizaArticuloIU.visualiza&articulo_id=6869

Terceiro y Matias (2001). Digitalismo. Revista Dialnet. [Artículo en línea]. [Fecha de consulta: 02/08/08]. Disponible en http://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=1465211

Zañartu, L.M. (2002). Aprendizaje colaborativo:  una nueva forma de Diálogo Interpersonal y en Red. Disponible en http://contexto-educativo.com.ar/2003/4/nota-02.htm



Compartir:
Comentarios (0)Add Comment

Escribir comentario
corto | largo

security code
Escribe los caracteres de la imagen


busy

SITIOS DEL GRUPO

Portal LR Red Social sobre e-Learning Evento de e-Learning Observatorio de e-Learning Sitio de Cursos y Posgrados
©2012 Learning Review - Todos los derechos reservados.Desarrollado por Learning Review
LEARNING REVIEW autoriza la reproducción de sus contenidos siempre que se cite a Learning Review y se brinde la URL: www.learningreview.com